Importancia de los protectores auditivos y su mitigación del ruido

 

La pérdida de audición es irreversible, por ello es indispensable que los colaboradores utilicen protectores para atenuar el impacto que puede causar el alto ruido.

Existen muchas medidas que se pueden tomar para reducir o eliminar el ruido en el entorno laboral, pero la más común es la entrega de equipos de seguridad individual como los protectores auditivos. Sin embargo, es una opción que debería utilizarse solamente de manera temporal mientras se adopta alguna acción de control para mitigar el ruido.

 

Tipos de protectores auditivos

Tienen el objetivo de evitar que el ruido excesivo llegue al oído interno y pueden ser más o menos efectivos dependiendo de si se usa el más adecuado en cada momento y si se usa correctamente todo el periodo que hay ruido.

Por esta razón, para escoger el protector más adecuado hay que considerar las condiciones de trabajo, la evaluación de riesgos y el nivel de atenuación que se persigue. Entre los diferentes tipos con los que se cuentan encontramos: orejeras, protectores no pasivos y tapones.

 

Orejeras

Ocupan por completo el pabellón auditivo mediante sus almohadillas de espuma; gracias a su revestimiento interior puede absorber el sonido a través del armazón diseñado. Es necesario resaltar que casi todas las orejeras brindan una atenuación de unos 40 dB, para frecuencias de 2000 Hz o superiores.

Su eficacia depende en gran medida del tipo y la forma de las almohadillas y del ajuste que se haga a la cabeza del trabajador, pero es importante considerar los datos de atenuación facilitados por el fabricante. Su uso puede ser útil en:

  • Entornos con ruidos intermitentes.
  • En labores que solo precisen llevar en la cabeza este tipo de protector, es decir, que no se necesite llevar a la vez por ejemplo mascarillas, cascos, gafas, etc.
  • Para trabajadores que sean propensos a adquirir infecciones de oído y que de forma reiterada las sufran.

 

Protectores no pasivos

En esta categoría podemos encontrar varias clasificaciones:

  1. Protectores dependientes del nivel: otorgan una protección que reproduce electrónicamente el sonido exterior de manera regulada, amplificándolo cuando es muy bajo y lo limita automáticamente hasta un nivel seguro cuando el nivel sonoro va incrementando.
  2. Protectores para la reducción activa del ruido (protectores ANR): integran circuitos electro-acústicos con el fin de suprimir parcialmente el sonido de entrada. Además, pueden atenuar las bajas frecuencias (de 50Hz a 500 Hz), interesante característica ya que es donde los protectores pasivos suelen ser menos efectivos.
  3. Orejeras asociadas a equipos de comunicación: tienen incorporado un sistema inalámbrico o por cable mediante el cual se transmiten instrucciones o alarmas.

 

Tapones

Este tipo de protectores se lleva de forma interna, rellenando el canal auditivo externo; el tamaño comercial está normalizado, ya que es flexible, moldeable y se ajusta a casi todas las personas.

Su uso se recomienda cuando:

  • Hace mucho calor o humedad (momento en que se hace bastante difícil llevar orejeras).
  • Es necesario proteger al trabajador de varios riesgos por lo que se necesita hacer compatible la utilización simultáneamente de varios protectores: mascarillas, pantallas faciales, etc.
  • Las exposiciones no son prolongadas.

Hay tapones auditivos de vinilo, silicona, algodón y cera, etc. y a veces vienen provistos de un cordón interconector. También pueden ser desechables o reutilizables, por eso, pueden presentar diferentes ventajas según sus características.

Fuente: Revista Seguridad Minera

Imagen:

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *



2016 Copyright MediaImpact. Todos los derechos reservados.