Consideraciones técnicas en ventilación subterránea

Antes de cualquier jornada, es necesario realizar mediciones de gases tóxicos. Además, es necesario que sean registradas y comunicadas a todos los trabajadores destinados a esa labor.

Todos los sistemas de ventilación en la actividad minera deben mantenerse dentro de los límites de exposición ocupación para agentes químicos. Con esto en mente, es necesario entender cuáles son los tipos de ventilación existentes.

 

Ventilación principal

  • Las minas subterráneas deben disponer de circuitos de ventilación, naturales o forzados, para mantener un suministro permanente de aire fresco y retorno del aire viciado.
  • El caudal de aire que circule por la mina depende del número de trabajadores, la extensión y sección de las labores, el tipo de maquinarias de combustión interna y las emanaciones de gases naturales de la mina.

 

Ventilación auxiliar

  • Se denomina así a aquellos sistemas que, haciendo uso de ductos y ventiladores auxiliares, ventilan áreas restringidas de las minas subterráneas.
  • En este caso, por tratarse de faenas mineras de bajo tonelaje, el sistema se asocia como ventilación principal de la mina.
  • La finalidad de la ventilación consiste en conservar las galerías en desarrollo y frentes de explotación, con un ambiente adecuado para el buen desempeño de los colaboradores y las máquinas, es decir, con un nivel de contaminación ambiental bajo las concentraciones máximas permitidas.
  • Los frentes de explotación o desarrollo que se encuentren distante de la corriente y la aireación de dicho sitio se haga lenta, deben emplearse ductos u otros medios auxiliares adecuados a fin que se produzca la renovación del aire.

 

Consideraciones técnicas

  1. En todos los lugares de la mina donde accede personal, el ambiente debe ventilarse a través de una corriente de aire fresco.
  2. Se debe disponer de circuitos de ventilación natural o forzado con el objetivo de mantener un suministro permanente de aire fresco y retorno del aire viciado.
  3. En las minas, se deberá realizar semestralmente un aforo de ventilación en las entradas y salidas principales de la mina, y anualmente un control general de toda la mina. Los resultados obtenidos a estos aforos deberán registrarse y mantenerse disponible.
  4. En las minas donde en el desarrollo de las galerías se use ventilación auxiliar, el extremo de la manga de ventilación no deberá estar a más de 30 metros de la frente.
  5. No se permitirá la ejecución de trabajos en el interior de las minas subterráneas cuya concentración de oxígeno en el aire, en cuanto a peso, sea inferior a 19,5%.
  6. En caso de paralización imprevista de los ventiladores principales, el personal deberá ser evacuado de los frentes, hacia lugares ventilados, o a la superficie si es necesario, según las condiciones ambientales existentes.
  7. Las puertas principales de ventilación y sus marcos deben ser construidas de materiales incombustibles o resistentes al fuego y empotrados en la galería. Tales puertas serán dobles cuando constituyan la única separación entre los flujos de aire principal de entrada y de retorno de la mina.
  8. En las minas en que se haya comprobado la presencia de gases explosivos, estará prohibido ventilar los “frentes” de explotación por medio de una inyección de aire.
  9. En las faenas de la minería del carbón se deberá contar con un barómetro ubicado en un sitio apropiado en superficie, a fin de conocer la tendencia de la concentración de metano en el interior, cuando la presión barométrica desciende.
  10. No serán considerados lugares aptos para la presencia de personas, los frentes de trabajo, vías de acceso o de comunicación, si el aire contiene más de un 2% de metano, en los frentes de arranque y más de un 0,75% de metano en las galerías de retorno general del aire de la mina.

Fuente: Revista Seguridad Minera

Imagen: Induambiente

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *



2016 Copyright MediaImpact. Todos los derechos reservados.